Clave #1 para un emprendimiento exitoso: La importancia de la cultura

0
374

Los emprendedores tenemos que estar avanzando constantemente, trabajando largas jornadas, aprendiendo y haciendo un poco de todo, lo que conlleva a que muchas veces olvidemos aspectos importantes como equilibrar la vida personal y laboral o hacer esfuerzos por mantener un buen clima laboral y establecer una cultura organizacional definida.

La cultura es tan necesaria una vez que el emprendimiento empieza a crecer, ya que se empiezan a añadir nuevos integrantes al equipo de trabajo y aumentan los stakeholders (quienes son afectados o pueden ser afectados por las actividades de una empresa) a los cuales responder. Esta es uno de los pilares fundamentales de la sostenibilidad y competitividad del emprendimiento, se trata de una serie de valores, actitudes, experiencias y hábitos entre los grupos que interactúan dentro de una organización.

En la cultura organizacional se encuentran las normativas de carácter informal y no escritas, que guían el comportamiento diario de los integrantes de una organización, que repercuten en el desempeño de sus trabajadores porque el producto o servicio deviene de las personas que trabajan en el emprendimiento, de las personas que lo producen.

El equipo en un emprendimiento se caracteriza, en un principio por ser reducido, por lo que se debe hacer todo lo posible para que sea altamente productivo, proactivo y comprometido. Crear desde un principio y mantener una cultura positiva y coherente que se viva desde que un colaborador ingresa al lugar de trabajo, garantizará que no solo el cliente quiera regresar o adquirir el servicio y producto otra vez, sino que el colaborador quiera repetir dicha experiencia positiva y ¿por qué no? garantizar que la siguiente vez sea incluso mejor.

Acá, en la Asociación de Emprendedores del Perú, ha pasado muchas veces que nos visitan emprendedores en la “Casa ASEP” y nos cuentan que sienten una experiencia muy agradable desde que pasan la puerta, caminan por los pasillos, ingresan a los salones e interactúan con el equipo. Lo cual es resultado de un trabajo constante y coherente entre lo que predica la organización y cómo lo desempeña todos los días.

Invitamos a todos los emprendedores a recordar la importancia de establecer, trabajar y mantener una cultura fuerte, coherente y precisa para tener un emprendimiento exitoso que se mantenga fuerte en el tiempo sin sucumbir ante las posibles adversidades o cambios que podrá atravesar.