Cómo empezar un E-commerce con menos de $100

0
314

Transforma tu idea de negocio en un boom de Internet.
Seguir estos 4 pasos te puede ahorrar mucho tiempo, dinero y contratiempos como emprendedor.
Empezar un E-commerce puede ser complicado, no porque sea difícil, sino porque hay mucha información.
Tener un portal de comercio electrónico es una gran idea de emprendimiento si tienes claro tus objetivos.

  1. Identificar necesidades insatisfechas

Costo: Cero
Todo comienza con una necesidad. Muchas personas solo lanzan productos que piensan que a otros les gustará. Sin embargo, emprender es un arte. En vez de adivinar debes hacer una buena investigación.
Identificando productos que están en el mercado, que tengan un historial de ventas y no están luchando constantemente con las necesidades del consumidor.
Puedes comenzar revisando los reviews en Amazon, si un producto tiene muchos comentarios, investiga más.

 
¿Qué le gusta a la gente? ¿Qué les disgusta? ¿Qué características quieren los clientes? Estarás más informado sobre qué productos crear y como mejorarlos.
¿Cómo podría hacer que los mismos productos sean mejores basado en la retroalimentación de los clientes? Escuchando también cuando tus amigos se quejan o alaban productos.
¿Por qué aman u odian algo? No es necesario reinventar la rueda, simplemente hacer una mejor (más duradera, más rápida, más barata, más segura, etc.).
Leer a través de Quora, grupos de Facebook y otras comunidades es otro gran lugar para comenzar.
       2. Crear una oferta atractiva
Costo: Cero
La mayoría de las ofertas son aburridas.
“Póngase en contacto con nosotros para una prueba gratuita” o “solicitar un demo” son muy comunes pero muy débiles ofertas.
Una buena oferta está dirigida a la audiencia correcta, tiene sus preocupaciones más importantes y describe cómo su producto puede ayudar con ellos.
Un ejemplo después de ver los reviews de Amazon, se notó que los consumidores se quejaban de un producto en particular, las linternas.

Las linternas no duraban, la batería se acababa muy rápido. Las bombillas eran muy débiles y producen poca luz y tenían manijas baratas. Construcción voluminosa y engorrosa.
Ahora digamos que tú haces una mejor linterna, una buena oferta no sería “Haga clic aquí para las especificaciones de la linterna”.
Sería “Echa un vistazo a nuestro deslumbrantemente, brillante, ligero, militar linternas con baterías garantizadas para durar”.  ¿Ves cómo volteé esos puntos del dolor y los convertí en puntos de venta? Eso es lo que hace una oferta atractiva.
         3. Construir tu sitio web de E-commerce
Costo: $0-$50
Cuando recién empiezas en E-commerce, ten el diseño de tu sitio web simple y con bajos costos. Con Weebly es muy fácil crear una.
Recuerda que cada minuto que pases haciendo tu página más vistosa, es un dólar o un sol menos, por eso trata de no perder mucho tiempo en detalles al comienzo.

Empieza con un claro título que comunique el valor de tu producto. Lanza algunas imágenes (3 productos y una imagen de un estilo de vida que da contexto de producto) y de 3 a 5 puntos claves que hablen de los beneficios del producto.
Siguiendo con el ejemplo de la linterna, los puntos claves deben explicar que los clientes no deberían de preocuparse por las baterías.
Al final ahorran dinero al no tener que comprar repuestos, porque saben que la luz de la linterna siempre estará encendida.
       4. Sonar la alarma
 Costo: $0 a $50
El marketing no tiene por qué ser complicado. Una vez la página de tu producto esté terminada, puedes usar las redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter, Google Plus, Pinterest o YouTube para promocionar tus productos y generar posibles clientes.
Usando un copy (descripción) con una oferta atractiva, puedes estar frente a tu audiencia al siguiente día desde 3 soles.
Siguiendo con el ejemplo de las linternas, puedes encontrar un grupo de amantes de las linternas en Facebook, Pinterest o Google Plus y dar a conocer tu proyecto para obtener futuros clientes.

Puedes usar Facebook Ads a bajo costo, pero no solo pautees los posts. Utiliza URLs que redireccionen siempre a un portal de E-commerce.
Otra gran opción es marketing de contenido. Al igual que tu oferta, el contenido tiene que ser convincente e informativo. Recuerda que no puede ser un mensaje publicitario de 1,000 palabras. Tienes que hacerlo interesante y compartirlo en las redes sociales adecuadas.
Puedes entrar a Quantcast, marca algunas de las URLs de tus competidores, copia sus datos demográficos y ponlos en tus Facebook Ads.
Esta orientación es mucho más precisa, lo que aumentará su probabilidad de obtener ventas.
Si logras hacer bien las cosas, has creado algo que vale la pena y pones un esfuerzo consistente en compartirlo con la gente que podría usarlo más, ya sea a través de los blogs que leen, de las redes sociales que frecuentan o de cualquier otro medio que elijas.
Habrá un gran comienzo. Cuando las cosas se ponen difíciles “y lo serán” sólo recuerda, si fuera fácil ser un millonario del E-commerce, todo el mundo sería uno.
 
Fuente: Velogig