“El ecosistema emprendedor peruano está caminando muy rápido”

0
548

Fernanda Vicente es la presidenta fundadora de Mujeres del Pacífico, una empresa B certificada, que nació en Chile con la proyección global de llegar a más países de la región, apoyando a las mujeres emprendedoras. Ya tiene sedes en México, Perú, Colombia y Costa Rica, y  ya están por entrar a Argentina, Ecuador y otros países.

Fernanda también es parte del directorio de ASELA (Asociación de Emprendedores de Latinoamérica) y tiene mucha experiencia como fundadora de varias empresas sociales y startups.
Ella estuvo por Lima y conversó con Gan@Más sobre los planes y avances de Mujeres del Pacífico, así como su visión sobre el ecosistema emprendedor peruano. ¿Cómo empezó Mujeres del Pacífico? Partimos hace tres años, en setiembre del 2013, ocho mujeres chilenas que tuvimos la oportunidad de viajar a Silicon Valley y al regresar decidimos formar esta asociación para impulsar el emprendimiento femenino, capacitando a mujeres emprendedoras, abriéndoles redes y conectándolas con recursos clave para que puedan salir adelante,no solo en Chile, sino también en los países de la Alianza del Pacífico que es una extensión de nuestros propios mercados.
¿Por qué decidieron formarla como empresa B?
Porque queremos cambiar el paradigma de las empresas sociales que son fundación u ONG. La nueva economía viene con este rol social en el corazón de la empresa y es lo que promovemos, además de la transparencia y el respeto al medio ambiente.
El ser una empresa B no es algo muy difundido aún..Es verdad, y cuando nos presentamos, a veces la gente no lo entiende, somos una empresa B certificada y si queremos ser escalables y generar impacto también tenemos  que ser sostenibles y no tener que estar pasando el sombrero en cada esquina, que es el gran problema de las fundaciones. En la medida en la que seamos sustentables, económicamente, podremos ayudar a más emprendedores. Hace poco nos acaban de reconocer como una de las 80 mejores empresas en el mundo, lo cual ha sido un nuevo incentivo para seguir adelante.
¿Cómo logran ser sostenibles?
Como todo emprendimiento, tenemos un modelo mixto de financiamiento. Comenzamos invirtiendo las fundadoras, nos apoyaron los fondos del BID y del sector público, pero también asesoramos a empresas y municipios, en temas de emprendimiento femenino, realizamos eventos para los cuales contamos con auspicios de diversas empresas y ayudamos en la venta de productos de mujeres emprendedoras, por los cuales recibimos un porcentaje.
Este año hicimos una gira por 7 regiones de Chile, trabajando con dos mil emprendedoras y el próximo año vamos a otras 7 regiones más para trabajar con cuatro mil y esperamos poder traer esta gira a Perú.
En estos tres años, ¿cuál es el balance que puede hacer?
Este es un desafío de largo aliento. Ahora ya estamos en la etapa de impacto y de medir ese impacto que es lo importante. Ya estamos haciendo giras para trabajar con emprendedoras, generando alianzas estratégicas, participando en políticas públicas, dando visibili-
dad y reconociendo a quienes han trabajado por el emprendimiento, a través del mapeo del ecosistema.
¿Cómo proyecta a Mujeres del Pacífico para dentro de 3 o 4 años?
Siempre hemos soñado en grande y nos vemos fortaleciendo a los cuatro países como un canal real, dan que en esta nueva economía colaborativa las mujeres tenemos una ventaja muy grande: somos una red social en sí misma.
Las mujeres ¿aportan mucho más en esta economía nueva? Claro, siempre hemos traspasado mucha información y ha sido natural y además también podemos mapear las realidades muy fácil, tenemos una empatía especial que es saber ponerse en el lugar del otro, porque es la era de la co-creación. Si no se ponen en el lugar del usuario final van a quedar fuera del sistema, hoy día hay que co-crear con él.
También logramos generar relaciones de lazos fuertes y muy rápidos que son la base de esta nueva economía, por lo tanto hoy, las mujeres emprendedoras, tenemos muchas más ventajas que en el modelo anterior. En Chile tenemos presente un dicho: “Si quieren llegar rápido vayan solos, si quieren llegar lejos, vayan acompañados” y esa es la máxima de esta nueva economía, y tenemos que competir colaborando porque en el fondo todos estamos creando valor social. Y ¿cómo lograr competir y colaborar a la vez?
Con innovación y participación. Y al hablar de innovación no es referirse a la NASA, ir a la Luna o venir de Harvard. La innovación es hacer algo de una manera distinta, es entender que cada uno tiene la oportunidad de hacer innovación, porque si no tenemos algo distinto que ofrecer estamos fuera del mercado. Con participación porque los emprendedores tienen que formar parte de las asociaciones, como la ASEP en Perú y no estar aislados. Sobre todo las mujeres porque la brecha es enorme, la fuerza y potencia emprendedora femenina tiene que estar representada en sus asociaciones
¿Cómo ve el emprendimiento en Perú?
Creo que ustedes mismos no se han dado cuenta de lo que está pasando en su país, recién están empezando a percibir el impacto que tienen y el ecosistema está caminando muy rápido. Comparándolo con un niño que nace, yo creo que ustedes están en la etapa del niño que ya nació y que está creciendo muy rápido. Veo que están muy fuertes, con muchas ganas.
Lo que oímos hoy día sobre políticas públicas va muy bien encaminado y como ecosistema ya están empezando a conocerse y a organizarse. Es una bonita etapa en la que están, que es construyendo el ecosistema del emprendimiento peruano que ya está empezando a florecer.
En Perú, al igual que en la región, existe un grueso de emprendedores que lo son por necesidad y de manera informal, ¿cómo se les podría ayudar?
La informalidad se ve en toda la región y el emprendimiento por necesidad es una realidad pero es lo que mueve a la economía. El camino sería que se reconozcan emprendedores, darle dignidad a sus trabajos. Independientemente de que sea por necesidad o por oportunidad, están emprendiendo y agregando valor social. Lo otro es darle visibilidad a sus trabajos, que vean que hay otros en las mismas circunstancias. Lo tercero, no seguir tratándolos como micros, que puedan participar de desayunos de trabajo para emprendedores, de charlas, de eventos de startups, que se vinculen con otros mercados, con microemprendedores de otros países.
Es importante que tengan acceso a capacitaciones…Así es, la capacitación es fundamental, no podemos seguir aumentando la brecha social y que solo haya un grupo que tenga acceso al conocimiento. Es necesario que todos se capaciten y que puedan hacerlo gratis, que se vea la manera de financiarlos, que les enseñemos cómo aprovechar la oportunidad, también al emprendedor rural, no lo podemos dejar fuera.
Gracias a Dios hay muchas organizaciones trabajando en emprendimiento, pero hay que focalizar los esfuerzos en capacitación y vinculación, redes de contactos, porque ellos no las tienen y también acercarlos al financiamiento, a mentorías, etc.
En este sentido, ¿tienen proyectos para trabajar en Perú?
Nosotros primero queremos estudiar la informalidad en los cuatro países y ver el porcentaje real que hay. De allí, como ASELA y Mujeres del Pacífico, queremos llevar capacitación y para eso las giras son muy importantes. En las giras enseñamos cambios de paradigma, innovación, marketing y ventas, finanzas, modelo de negocio, para que los emprendedores puedan sacar adelante sus emprendimientos con innovación.