Exportando reformas proemprendimiento

0
185
(Artículo publicado en el Diario Financiero de Chile)

Gonzalo Brahm DIRECTOR EJECUTIVO DE LA ASOCIACIÓN DE EMPRENDEDORES DE LATINOAMÉRICA (ASELA)
195 en Haití, 152 en Brasil y 141 en Venezuela, son los días que hay que esperar para abrir una nueva empresa en estos países. Pero realizar lo mismo lleva 1 día en Nueva Zelanda, 2 en Australia, 4 en Bélgica o Singapur, y 6 en Estados Unidos. Los datos arrojados por el nuevo informe del Banco Mundial revelan que, en medio del debate por alcanzar el desarrollo, nos sale al paso una incómoda verdad: varios países de Latinoamérica siguen entre los campeones mundiales de la burocracia si los comparamos con países de otros continentes. Uno de los factores determinantes del tiempo de demora es el número de trámites requeridos para iniciar una empresa: 18 en Brasil, 16 en Venezuela y 15 en Argentina, en contraste con 6 en Estados Unidos, y 1 en Canadá o Nueva Zelanda. Un reciente estudio publicado por el BID refleja que, en la última década, Latinoamérica ha avanzado muy poco en superar las trabas burocráticas de la administración pública. ¿La razón? El principal problema no se debe a la falta de voluntad en reducir el papeleo gubernamental por parte de los administradores de nuestros países vecinos, sino a la falta de competencia regional, que sí se ha producido en otras partes del mundo, lo que nos mantiene en una “ceguera periférica”. Así, permanecemos en extensos debates internos, como si el ejemplo de otros países no fuera una oportunidad para facilitar el desarrollo de un mejor ecosistema emprendedor.
El estancamiento actual será superado en la medida que logremos el efecto “bola de nieve”, es decir, que nos sumemos a los logros de nuestros vecinos y busquemos superarlos. Éste fue el motivo que —a mediados de año —nos impulsó a crear la Asociación de Emprendedores de Latinoamérica, alianza integrada por las principales asociaciones de emprendedores de la región que busca integrar las iniciativas de emprendimiento entre países vecinos. Con el apoyo del BID y a través del FOMIN, buscamos compartir experiencias en beneficio de los emprendedores, de manera que los gobiernos les permitan potenciar sus negocios, disminuyendo así la corrupción, y acelerando el avance hacia el progreso. México, Colombia, Perú, Argentina y Chile ya son parte de este proyecto, y se espera integrar más países en los próximos años.
A solo meses de su inicio, la ASELA ya suma su primer gran logro: la aprobación en el senado mexicano de la ley que permite crear empresas en 1 día, y a costo cero. Como un ejemplo de competencia regional, la iniciativa se basó en la experiencia que tuvo Chile hace dos años atrás. Desde su promulgación hasta hoy, en nuestro país se han creado más de 119 mil empresas, y los emprendedores en conjunto se han ahorrado alrededor de 2.200 años de burocracia y $20 mil millones. Y a esto se suma que, sin ir más lejos, la Asociación de Emprendedores de Argentina está impulsando la llamada “Ley ASEA” que mejorará radicalmente la situación de los emprendedores y, en consecuencia, la economía de un país durante años dormida.