Incentivemos la innovación

0
62

Cuando hablamos de innovación en el emprendimiento en el Perú, probablemente se nos vienen a la mente las Start Ups o a innovaciones tecnológicas y nos olvidamos que la innovación puede encontrarse en los procesos, los productos o servicios y la estrategia y que esta puede variar en el grado, si es radical o incremental y en su impacto si este es continuo o intermitente.

Gary Hamel 1dice que las mejores innovaciones—tanto social como económicamente—vienen de la búsqueda de los ideales, que son nobles y sin tiempo específico: alegría, sabiduría, belleza, verdad, igualdad, comunidad, sostenibilidad y amor. Estas son las cosas por las que vivimos y las innovaciones que realmente hacen la diferencia son aquellas que mejoran la vida. Es por eso que al centro de la innovación está el deseo de re-encantar al mundo. También dice que el mercado hoy es hostil para los participantes y que se requiere realizar innovaciones radicales: re concibiendo productos y servicios y no simplemente desarrollando nuevos productos y servicios, redefiniendo el segmento del mercado y redibujando los límites de la industria.

Si bien Perú, de acuerdo al reporte GEM 20172, tiene un alto nivel de emprendimiento y es de común comentario que el peruano es creativo, existe un nivel muy bajo de innovación, de los más bajos de la región, tanto privado como público. Con infraestructura poco preparada y bajo recurso humano capacitado. Además de una baja cultura innovadora (alto temor a fallar, mentalidad tradicional, no prioritario para las compañías)3

En ASEP tratamos de reforzar esta motivación para que los emprendedores busquen  maneras de innovar, especialmente aquellas innovaciones centradas en resolver los problemas de nuestro segmento de atención.  Lo hacemos porque creemos también que la innovación podrá resolver mejor el problema, nos dará una ventaja competitiva y podrá impactar favorablemente nuestros costos y la eficiencia.

Como ejemplo esta semana estuve con unos emprendedores que habían desarrollado innovaciones en

  1. Reducir los costos del diagnóstico de una enfermedad,
  2. La aplicación de inteligencia artificial para mejorar una condición de salud,
  3. La utilización de las redes globales para concursos de arquitectura que pueden mejorar las viviendas precarias
  4. La creación de unos salones de té con hierbas y frutas autóctonas y el desarrollo de los agricultores que producen los insumos

En todos los casos se había aplicado la innovación de diferente forma y no necesariamente utilizando tecnología. Todos los que trabajamos en la comunidad emprendedora debemos apoyar la innovación de manera colaborativa, hoy que los conocimientos están al alcance de la mayoría debemos compartirlos especialmente con aquellos que no han tenido la suerte de alcanzar una educación avanzada. Las universidades públicas y privadas y el gobierno están haciendo esfuerzos importantes pero no basta. Pongamos nuestro granito de arena e incentivemos la innovación.

Por Mariella Soto – Directora de Relaciones Institucionales ASEP

Referencias:

  1. Gary Hamel – http://www.garyhamel.com/blog/heart-innovation
  2. Gem 2017 – http://gemconsortium.org/report/50012
  3. Reporte MIT Reap