La cancelación de la visa ‘Start Up’ en Estados Unidos y la oportunidad de Latinoamérica

0
577

3000 personas anualmente se hubiesen visto beneficiadas por esta medida.
El pasado 9 de Julio el gobierno de Donald Trump suspendió el programa de visas ‘Start Up’, que tenia como finalidad permitir a los emprendedores de todo el mundo desarrollar sus empresas y generar puestos de trabajo en el sector innovación y desarrollo del país Norteamericano.
A través de un comunicado, el departamento de Seguridad Nacional decidió retrasar la implementación de la normativa que tenia que entrar en vigencia el 17 de julio 2017, pero la intención es eliminarla de manera definitiva.
La ‘visa startup’, fue diseñada por el gobierno de Barack Obama y respaldada por la industria tecnológica. Su intención era permitir a los ciudadanos NO estadounidenses que lanzaron compañías que obtuvieron US$ 100,000 en subsidios gubernamentales o recibieron US$ 250,000 en inversión de capital de riesgo quedarse en EE.UU. por un tiempo renovable de 30 meses.
La medida ha generado polémica y decepción una vez mas, ya que para muchos expertos Silicon Valley, los empresarios inmigrantes del sector Tech no toman empleos de los norteamericanos, por el contrario el desarrollo de sus Start ups crea oportunidades laborales.
El problema no es para nosotros, es para Estados Unidos. Sin políticas que atraen emprendedores, el país limita la llegada de más genios creadores. Este ha sido el motor de la economía de Norteamericana por siglos – inmigración y emprendimiento” ALONSO FRANCO- CEO Arrivedo, emprendimiento peruano en Estado Unidos.
LA OPORTUNIDAD DE LATINO AMÉRICA
En una región donde se necesita estimular el crecimiento a través de la productividad resulta importante aprovechar esta ventana para retener el talento de estos emprendimientos.
“Estas políticas de US, en teoría, ayudará a nuestros países a retener talento. El ecosistema Perú / Latam debe construir mecanismos para conectar el talento local con el talento internacional sin que estos tenga la necesidad de emigrar. Irse a Estados Unidos no debe ser una necesidad,” señala Franco.
Pero ¿cómo construir estos mecanismos en el Perú y Latinoamérica?

  • Crear programas de competencias que respondan mejor a las necesidades del mercado.
  • Poner en marcha instrumentos de financiamiento escalonado adaptado a las necesidades de los jóvenes emprendedores, incluyendo subvenciones en etapa temprana, capital semilla, financiamiento basado en activos, inversionistas Ángeles y redes de capital de riesgo.
  • Seguir avanzando en generar una nueva imagen de la región como un lugar para la innovación de impacto global.
  • Potenciar las oportunidades de escalamiento para emprendimientos exitosos.
  • Incrementar la capacidad de diseñar esquemas de apoyo teniendo en cuenta la vocación global de las startups.
  • Identificar formas de cooperación a nivel regional que fortalezcan las dinámicas innovadoras en cada país, sumando esfuerzos y talentos.

EL CASO CHILENO
En el año 2013 Start Up Chile, lanzó un programa de incentivo en el cual la iniciativa principal era que el programa se centrara en emprendedores extranjeros o en chilenos que están desarrollando proyectos en el extranjero. Los emprendedores deben pasar al menos seis meses en Chile, donde se les facilita una visa de un año, seguridad social, una cuenta corriente y un lugar de trabajo con conexión a internet inalámbrica.
Además se les otorga US$40.000 de capital inicial a emprendedores principiantes de elevado potencial que a su vez tuvieron que aportar US$4.000 de sus propios recursos.
 
La pregunta queda pendiente ¿Qué podemos hacer en el Perú para atraer y retener a los emprendedores?
 
Únete a nuestro movimiento: AQUÍ
 
FUENTES: EL NUEVO HERALD, OECD, BANCO MUNDIAL.