La importancia de elegir buenos socios en un negocio

0
819

Emprender es toda una aventura y desafío el cual no muchas personas están dispuestas a realizar. Ya sea que esto se haga por necesidad, oportunidad, inversión u otro motivo, siempre implicará un riesgo económico, de tiempo, legal o social. A fin de reducirlos, muchos emprendedores buscan socios y todo tipo de asesoría antes o durante su emprendimiento.  Invitar socios al emprendimiento por cualquiera de estos motivos es una muy buena alternativa ya que su apoyo económico, de trabajo, experiencia, forma de pensar o contactos (entre otros atributos), le permitirá a la empresa reducir los riesgos y amenazas actuales, trabajar mejor y más rápido y con esto crecer en el futuro. Pero incluir a un socio no implica solo beneficios, ya que también tiene sus implicancias y hasta riesgos, ya que con ellos usted deberá compartir las ganancias generadas, aprender a trabajar en equipo, respetar las formas de pensar y hasta asumir los problemas legales, económicos o éticos que se originen por las malas decisiones de sus nuevos socios. Y esto puede complicarse aún más si el socio es un familiar o amigo de toda la vida. Por esto es necesario considerar los siguientes aspectos y etapas antes de elegir a un socio:
Lo primero que se debe hacer antes de incorporar a un socio en la empresa es tener claro el motivo por el cual se le invita a participar en el negocio y cuáles serán sus funciones. Estas podrían ser para que aporte dinero o activos, experiencia, trabajo, capacidad directiva, contactos, fines de sucesión entre otros. Los motivos variarán dependiendo la etapa en que se encuentre, el sector y el tipo de empresa.
Posteriormente, una vez definido el por qué se quiere incorporar un socio, se debe hacer un perfil del socio que se quiere invitar, ya que no sólo basta con que sea una persona capaz o que tenga los recursos buscados, sino que también tenga empatía con usted y los demás socios e incluso sepa trabajar en equipo, pero por sobre todo esto, es indispensable que en todo momento sea una persona justa e integra. Esto último es lo más importante, ya que un socio con una mala formación personal y una crisis de valores puede llevar a la ruina su negocio al tomar decisiones no éticas o ilegales que perjudiquen al cliente y consumidor, sus empleados y socios o incluso hasta puede con su mala información y acciones, terminar traicionándolo y sacándolo a usted de su empresa.
Por eso, para elegir correctamente al socio, es necesario al igual que como en cualquier proceso de reclutamiento laboral, realizarle las diferentes pruebas y entrevistas que le permitan conocerlo verdaderamente, ya que muy posiblemente él en la vida diaria se muestre como una persona empática y justa, pero en la realidad laboral sea totalmente lo contrario. Conocerlo implica saber cómo piensa, cuáles son sus ideales y cómo reaccionaría ante diferentes situaciones que lo comprometan a usted y a su empresa. Esto le permitirá saber si con el tiempo harán una buena química de trabajo y no tendrán, ya que debe tener claro que estaserá la persona que lo acompañará durante toda su vida hasta que la empresa cierre o uno de los socios se retire por sus propios motivos. Es por esto que muchas personas comparan a un socio con un hermano o incluso con el matrimonio, ya que implica dar el todo por este nuevo integrante, confiando que este pensará y hará lo mismo por usted y su empresa.
Lamentablemente la incapacidad de los socios, su exceso de confianza, su falta de disciplina y control, su conformismo, las presiones externas, su falta de valores y mala formación (no necesariamente una mala educación) hasta su ambición de poder y dinero pueden terminan por hacer que ellas mismas se traicionen y con esto también a usted, para después excusarse en frases como “no me di cuenta” o “así son los negocios”.
¿Y por qué si es tan vital el elegir a un socio, las personas y las empresas no se dan el trabajo de realizar las pruebas y conocer a sus posibles socios y elegir correctamente?
Las respuestas pueden ser muchas, pero probablemente sea porque el dueño actual o emprendedor necesitaba los recursos del futuro socio, sus contactos y clientes o no tenía tiempo para realizar todo el proceso y las pruebas, con lo cualconfió en otras personas para avalar al futuro socio. O hasta inclusoasumió que como el futuro socio era un familiar o amigo de toda la vida, en el trabajo sería igual de confiable. Lamentablemente muchas personas por los diversos factores antes mencionados no terminan siendo leales a sus socios, y perjudicándolos a ellos o a sus empresa.
Finalmente lo que se busca es dejar en claro que los socios son un muy buen recurso para dotarse de capital, apoyo y herramientas para poner un negocio en marcha o hacerlo crecer, lo que sí es indispensable tomarse el tiempo y la dedicación necesaria para conocerlos realmente, ya que de ellos dependerá en gran parte el futuro de usted y su negocio.
Elaborador por Lazlo Belmont, Director de ASEP