La página web: vedette de la estrategia digital

0
1780

Por: Javier Céspedes A. / Consultor Sr. de Marketing / Especialista en Branding Empowerment e identidad de marca/ Mentor ASEP / Creador del sistema Gimnasio de Marcas

Ya no nos conectamos como antes, ahora vivimos conectados y lo que en su momento buscábamos en las páginas amarillas, hoy lo hacemos en Google.

Nuestra experiencia online va desde comunicarnos con otros en cualquier parte del mundo, pasa por hacer la compra semanal del supermercado, hasta planificar las vacaciones familiares. Es por eso que el marketing digital se sustenta sobre cuatro fundamentos: Flujo, experiencia que ofrece una marca en línea (sea web o redes sociales).

Usabilidad y funcionalidad, contar con sitios web amigables y redes sociales con contenido digerible; Feedback, prácticamente un servicio al cliente en línea dada la constante retroalimentación de los clientes. Y por último Fidelización, que promueve una atención especial a clientes frecuentes.

A más tiempo conectados aumentan las oportunidades digitales, la experiencia online evoluciona constantemente gracias a los creadores de contenido, las empresas y los desarrolladores de aplicaciones, se crean formas innovadoras que nos facilitan las compras o transacciones. También nos ayudan a aprender y conectarnos.

En este ecosistema, la página web es la protagonista, la vedette de la estrategia digital y se desarrolla con este flujo que a continuación muestro: 

Sin embargo, por lo general en un emprendimiento se deja la página web para un segundo momento sin tener en cuenta que esta es la estrella y no solo cumple un papel meramente informativo sino interactivo en toda estrategia digital. 

Solemos abrir el fanpage de Facebook, invitando a todos los contactos de nuestra red personal sin siquiera estar seguros que forman parte del público objetivo del negocio. Luego posteamos, incluso invertimos en Facebook Ads (publicidad digital) y esperamos a que empiecen a llamar o llegar los clientes. Es aquí donde debemos esperar sentados porque la estrategia digital no funciona de esa forma.

La estrategia correcta se inicia con una web amigable y fácil de navegar, creación de contenido de valor para el potencial cliente, que debe llegar a través de Google, blogs, redes sociales, no solo posteando sino también invirtiendo en publicidad online para obtener un mayor alcance y, luego redirigir todo esto hacia la web o landing pages que empezarán a disparar  información de interés con regularidad generando un vínculo con el cliente o potencial cliente.

Conociendo la importancia de nuestra presencia digital y sabiendo que las búsquedas ya no inician en las páginas amarillas sino en un buscador web, valga la redundancia,  reconoceremos que es vital esta inversión de hacer una buena página web, con un proveedor de experiencia, que permita transmitir la marca en esta triple w y generar la confianza en el consumidor.

A sus marcas…